ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 18 de marzo de 1982

Las autoridades turcas reconocen que 15 presos han muerto torturados

  • Amnistía Internacional cifra en 75 los fallecidos por malos tratos

Las autoridades turcas han reconocido que quince personas resultaron muertas a consecuencia de torturas durante su detención desde que los militares asumieron el poder en septiembre de 1980. El ministro de Estado, Ilhan Oztrak, lo ha admitido así ayer, al contestar y tratar de quitar valor a las acusaciones de Amnistía Internacional, que cifra los muertos por malos tratos en 75.

El pasado mes de enero, Amnistía Internacional entregó un informe sobre torturas en Turquía a la Embajada de este país en Londres. Las autoridades han entrado en polémica con la citada organización humanitaria con relación a la situación de los derechos humanos en dicho país.Las autoridades militares turcas exhibieron el pasado mes ante la Prensa nacional y extranjera ocho prisioneros cuyos nombres figuraban en la lista de 75 personas muertas a consecuencia de la tortura presentada por Amnistía Internacional.

Al día siguiente, la emisora británica BBC difundió una grabación con una entrevista de urgencia a uno de los ocho presos, en la que afirmaba que había sido torturado, "como todos los demás". Amnistía Internacional, por su parte, replicó que los nombres de cinco de las personas presentadas a los periodistas nunca habían figurado en sus listas y que las otras tres habían sido borradas de las mismas semanas atrás.

Explicaciones tardías

Las autoridades turcas tratan ahora de dar explicaciones tardías sobre la suerte de las restantes 67 personas de la lista. Hablan de muertes en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, de ajustes de cuentas entre grupos terroristas rivales o de fallecimientos -en quince casos- que "no tienen nada ver con la tortura".Señalan que las acusaciones de la citada organización sólo estarían justificadas en quince casos. Se trata de explicaciones poco convincentes y son un mal presagio sobre la voluntad de los dirigentes militares turcos de hacer un esfuerzo en favor de los derechos humanos.

Visita de Tindemans

Precisamente las explicaciones turcas llegan pocos días antes de que el ministro belga de Exteriores, Leo Tindemans, se traslade en visita oficial a Ankara, durante la cual puede expresar al régimen militar la preocupación de los países de la CEE hacia la situación de los derechos humanos en Turquía.Los testimonios recogidos en Turquía hacen pensar que la tortura es utilizada en las cárceles militares. En la de Mamak, en Ankara, diez presos se suicidaron en tres meses desde el golpe militar. En este mismo presidio resultó muerto a consecuencia de los malos tratos el director de periódico Ilhan Erdost. En él se practican todas las técnicas de tortura: simulacros de ahorcamiento, golpes en las plantas de los pies, descargas eléctricas y sevicias sexuales contra las mujeres.

En los locales policiales se puede decir que la tortura es casi sistemática y poco selectiva. Las cifras oficiales señalan que más de 70.000 personas fueron detenidas por "actividades ilegales" desde el golpe de Estado. Permanecen en prisión actualmente 32.000.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana