Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Administración Reagan despide a miles de controladores aéreos

La Administración Reagan, en el quinto día de huelga de los controladores aéreos, ha comenzado a remitir miles de cartas dedespido. Entre tanto, la Federación Internacional de Asociaciones de Controladores Aéreos ha hecho un llamamiento a sus 59 afiliadas para que no atiendan los aviones que vuelen rumbo a Estados Unidos y, en último caso, adviertan a los pilotos que entran en el espacio aéreo norteamericano «por su cuenta y riesgo».

La Administración Reagan, tal y como prometió el pasado lunes envió ayer miles de cartas de despido a parte de los 12.172 controladores (el colectivo reúne a 13.000) que desde aquella fecha permanecen en huelga.Al tiempo, la Administración Reagan ha puesto en marcha un plan de emergencia diseñado durante el mandato del ex presidente Carter, que consiste en el empleo de personal militar en las consolas de control, la reducción a la mitad de los vuelos regulares durante el próximo mes en veintidós aeropuertos de las principales ciudades del país y el cierre de 58 torres de control en distintos puntos del país para permitir el servicio de unos 1.000 controladores en zonas más necesitadas.

Asimismo, el presidente norteamericano anunció que se habían recibido 25.000 peticiones de trabajo para los cargos que los controladores. están dejando vacantes. Según la Administración, se podrán entrenar en un año 6.500 nuevos controladores, quienes, junto a los 9.000 que actualmente poseen el título y no están, en funciones, pueden reemplazar la fuerza laboral que hoy pelea por sus reivindicaciones.

Por su parte, la Organización de Controladores Profesionales del Tráfico Aéreo (PATCO), cinco de cuyos dirigentes están encarcelados y arrestados otros diecisiete, ha hecho un llamamiento a todos los sindicatos afines para que apoyen su postura. Éa Federación Internacional de Asociaciones de Controladores Aéreos, por su parte, ha dirigido un llamamiento a todos sus afiliados (59 en total), invitándoles a no atender los aviones que vuelen rumbo a Estados Unidos. Los controtadores, según las indica ciones de este organismo, han de advertir a los pilotos que entran en el espacio aéreo norteamericano «por su cuenta y riesgo».

Aunque es presumible que este llamamiento haya llegado a los controladores españoles, su eficacia será reducida, porque el espacio aéreo español limita con el británico, el irlandés y el portugués en las rutas de Estados Unidos.

Según la Administración Reagan, a pesar de la huelga, el 75% de los 14.200 vuelos diarios funciona con normalidad. No obstante, las compañías aéreas calculan que a diario sufren en total unas pérdidas de ochenta millones de dólares.

Los controladores norteamericanos piden un aumento de sueldo, menos horas de trabajo semanal, anticipación de la jubilación y el abono del retiro cuarito se deba a problemas de salud relativos a su trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de agosto de 1981