ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 12 de junio de 1981

El policía municipal muerto en un atraco, enterrado ayer en el cementerio de Carabanchel

El policía municipal Carlos Hernández Díaz, muerto por los disparos de dos atracadores en una oficina de recaudación de impuestos municipales de la calle de Fernando el Católico, 56, en la tarde del miércoles, fue enterrado a la una de la tarde de ayer en el cementerio de Carabanchel. Durante la misa córpore insepulto, que se celebró en el patio de Cristales del Ayuntamiento, le fueron impuestas la medalla de plata de Madrid por el alcalde, Enrique Tierno, y otra medalla de plata al Mérito Policial por el gobernador civil, Mariano Nicolás, en nombre del ministro del Interior. Durante el transcurso de los actos funerarios no se produjo ningún incidente por parte de los asistentes.

A las once de la mañana fue oficiado un funeral en la plaza de aparcamientos del Ayuntamiento, al que asistieron el alcalde de la ciudad, el gobernador civil y la mayoría de los miembros de la Corporación municipal, así como la viuda del fallecido, sus hijos y sus familiares.El féretro, cubierto con la bandera de España, fue trasladado a hombros por ocho policías municipales desde la plaza de aparcamientos hasta la calle del Rollo, una de las que convergen en la plaza de la Villa. Durante toda la noche, seis policías municipales y dos miembros de la Policía Nacional montaron guardia en la capilla ardiente, que fue instalada en el cuartel de Conde Duque, sede de la Delegación de Seguridad y Policía Municipal, y después, ante el féretro, durante toda la ceremonia.

Al Finalizar el funeral, en el que también estuvieron presentes dos tenientes coroneles, un comandante de la Guardia Civil y tres oficiales de la Policía Nacional, el féretro fue conducido de nuevo a hombros por sus compañeros hasta el coche fúnebre que se dirigió hasta el cementerio de Carabanchel, mientras la banda de la Policía Municipal entonaba la marcha lenta. Durante la misa, la banda interpretó también el himno nacional en un momento de gran tensión emocional, debido a las muestras de dolor expresadas por los familiares.

A los actos asistieron cerca de quinientas personas, y además fueron seguidos por otros grupos que se iban uniendo progresivamente a la comitiva.

Tras la inhumación del cadáver del policía municipal en el cementerio de Carabanchel, el tercer teniente de alcalde y responsable de Seguridad y Policía Municipal, José Barrionuevo, se dirigió a todos los presentes y gritó: « ¡Viva España! », « ¡Viva la Policía Municipal!» y «¡Viva el pueblo de Madrid!». Este gesto fue contestad o unánimemente por los miembros de la Corporación.

Prestaba servicio en el distrito de Chamberí

Carlos Hernández Díaz nació el 27 de marzo de 1934 en Madrid. Ingresó en el Cuerpo de la Policía Municipal el día 1 de septiembre de 1961. Siete meses después, el 2 de marzo de 1962, fue jestinado a la Subinspección de Circulación, siendo confirmado en el cargo de policía con fecha de 27 de abril del mismo año.

El 26 de julio de 1979 causó alta en la agrupación del distrito de Chamberí, donde prestaba sus servicios en la actualidad. El día de su muerte se encontraba prestando servicio en la oficina de recaudación ejecutiva de la czdle de Fernando el Católico, 56 donde los turnos de vigilancia cambian casi diariamente.

El comité de trabajadores del Ayuntamiento de Madrid facilitó un comunicado en el que condena la muerte del policía municipal, ocurrida el miércoles en el curso de un atraco, donde los asaltantes se llevaron 300.000 pesetas de botín, así como la pistola reglamentaria del agente.

Sin pistas concretas sobre los autores del homicidio

Las investigaciones policiales sobre la muerte del policía municipal Carlos Hernández Díaz todavía no han conseguido pistas consistentes y concretas para identificar a los autores de este homicidio, ocurrido el pasado miércoles. Tampoco, según fuentes policiales, ha sido practicada ninguna detención.Sobre la posibilidad de que el homicidio hubiera sido realizado por dos personas pertenecientes a algún grupo de tipo político, la Jefatura Superior de Policía no descartaba tal extremo, aunque parece poco probable.

El atraco y posterior homicidio parecen responder a la actuación de dos delincuentes comunes, aunque, en fuentes policiales, extraña el hecho de que los asaltantes robaran la pistola al agente muerto.

Inspectores del Cuerpo Superior de Policía están siguiendo las investigaciones sobre este suceso, que ha conmovido fuertemente al cuerpo de Policía Municipal, que, por su parte, colaborará con las Fuerzas de Seguridad del Estado para aclarar el hecho.

Por otra parte, la agencia Europa Press informaba ayer tarde de la posibilidad de que las investigaciones policiales hayan podido descartar la posibilidad de que fueran miembros de los GRAPO los causantes de la muerte del policia municipal.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana