ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 17 de abril de 1980

Xabier Arzallus, elegido presidente del PNV

  • En sustitución de Carlos Garaikoetxea

El consejo nacional del Partido Nacionalista Vasco (PNV), reunido ayer en San Sebastián, eligió por unanimidad a Xabier Arzallus presidente del mismo, en sustitución de Carlos Garaikoetxea, que cesó recientemente por incompatibilidad de este cargo con el de presidente del Gobierno vasco.

«Quiero aclarar, en primer lugar, que ser presidente del PNV no implica el mando específico que se le confiere en otros partidos al presidente o secretario general», declaró Xabier Arzallus a EL PAÍS, tras su designación. «El ejecutivo del PNV, el consejo nacional, está integrado por doce miembros, de los que yo soy uno más, con idéntica voz y voto. Las decisiones se adoptan de forma colegiada. El mío es, pues, un cargo de importancia más de cara al exterior que en el seno del partido».Nacido hace 47 años en Azcoitia, en el seno de una familia carlista, el nuevo presidente del PNV pasó toda la primera parte de su vida en la Compañía de Jesús, que abandonó hace diez años, tras obtener la licenciatura en Derecho, Filosofía y Letras y Teología. Coincidiendo con su secularización se afilió al PNV por correo, desde Alemania, donde realizaba estudios de especialización en Derecho Político, materia que impartiría posteriormente como profesor en las Universidades de Madrid y Deusto (Bilbao). Miembro de la dirección nacional del partido en el último período de clandestinidad, formó parte también de la dirección elegida tras la legalización del PNV, en vísperas de las elecciones del 15 de junio. A partir de esta última fecha vuelca su actividad en el Parlamento español, donde actúa como portavoz de la Minoría Vasca en el Congreso. Su nombre adquiriría particular notoriedad a raíz de la defensa de la enmienda nacionalista a la Constitución sobre el reconocimiento de los derechos de los territorios forales. Tras ser reelegido diputado por Guipúzcoa el 1 de marzo de 1979, renuncia a su escaño seis meses después para dedicarse íntegramente a la tarea de reestructuración y modernización interna del PNV, de cuyo consejo provincial de Vizcaya es elegido presidente el 22 de diciembre pasado.

La organización y articulación de la actividad de los muchos afiliados que deben participar en las tareas de apoyo y cobertura al Gobierno vasco y al grupo peneuvista en el Parlamento de Euskadi, es el objetivo que desea ver cumplido en su mandato.

«El trabajo ingente que significa hacer posible en la práctica la realización del programa de Gobierno tiene que salir del seno del partido. Tenemos que conseguir que este partido que ha vivido en un cúmulo de elecciones, se articule con medios económicos y técnicos y núcleos de formación e información para aprovechar al máximo la enorme afiliación de cara a servir de apoyo a la política del Gobierno.»

Cree Arzallus que el PNV se va a encontrar en su tarea de Gobierno con una oposición que va a exceder el propio Parlamento para hacerse sentir en las calles, fábricas, a través de la cultura y de la actividad económica. «Nuestro objetivo», señala, «es articular nuestros efectivos humanos de forma que en todos esos ámbitos podamos apoyar una política de Gobierno. Para ello, es necesaria una organización complicada. Necesitamos procesar con ordenadores la afiliación completa para reciclar y hacer operativa la actividad de todas aquellas personas que, en principio, están dispuestas a trabajar por el partido en todos los niveles e instancias. En la actualidad no hay apenas liberados en el partido y vamos a necesitar un buen número. Para hacer posible todo ese proyecto tenemos el eterno problema: el dinero ».

De muy diversas maneras se ha definido al PNV, un partido atípico, que siempre resulta difícil de etiquetar. Arzallus considera el calificativo de «interclasista» como uno de los más justos. «No tenemos al gran capital con nosotros», explica. «Dentro del abanico social, el PNV tiene como afiliados a pequeños y medianos empresarios, comerciantes, empleados, profesionales, campesinos y obreros. El peón, desde luego, no da la pauta, pero tampoco la clase media, que es minoría. La mayoría es población trabajadora. Si se me pide una definición del PNV diría que es un partido socialdemócrata, de tipo europeo, en el aspecto social y económico, y un partido democristiano en cuanto que estamos, en otros aspectos, por un modelo de sociedad cristiana, aunque el partido no sea confesional».

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana