Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de parlamentarios británicos, favorables al boicot olímpico

Más de un centenar de miembros del Parlamento, pertenecientes a los principales partidos políticos británicos, suscribieron ayer mociones en las que se insta a boicotear los Juegos Olímpicos de Moscú o bien trasladarlos a otro escenario. Mientras tanto, lord Killanin, presidente del COI (Comité Olímpico Internacional), manifestó en la capital inglesa que «los Juegos se realizarán en Moscú o no se realizarán».

El Parlamento británico trató ayer el tema de los Juegos Olímpicos de Moscú. El debate fue amplio, motivado por la intervención soviética en Afganistán, y un centenar amplio de representantes políticos llegó a la conclusión de que en Moscú no deberían celebrarse los Juegos. Los partidarios de tal medida van desde el ala izquierdista, MPS, del laborismo, hasta el ala derecha de los conservadores, pasando por los liberales y miembros del MPS del Ulster.Una de las mociones, presentada conjuntamente por el conservador Tony Marlow, el laborista Neil Kinnock y el liberal Clement Freud, dice que los Juegos Olímpicos deberían ser disputados en cualquier parte menos en Moscú. Otra moción, ésta patrocinada por miembros del Gobierno y la oposición, urge a la Asociación Olímpica Británica para que reúna al COI y encuentre un escenario alternativo para los Juegos.

Douglas Hurd, adjunto al secretario de Asuntos Exteriores lord Carrington, por su parte, asistirá a las reuniones del Mercado Común y del Consejo del Atlántico Norte para discutir la ocupación de Afganistán y el posible boicot occidental a los Juegos.

La opinión londinense es que Gran Bretaña no debe retirarse de los Juegos aunque se celebren en Moscú. Así lo hizo saber el 62% de las 2.000 personas encuestadas por la Marplan Market Research.

Esta misma opinión comparte sir Denis Follows, presidente de la Asociación Olímpica Británica.

Lord Killanin, en contra del cambio de escenario

El presidente del COI, lord Killanin, se ha mostrado en contra del cambio de escenario de los Juegos Olímpicos. Realizó unas enérgicas declaraciones en Londres, reproducidas por el departamento de prensa del COI, con sede en Lausanna, y recogidas por el corresponsal de EL PAÍS en Ginebra, Alejandro Fush.

Lord Killanin dijo que «los Juegos Olímpicos se realizarán en Moscú o no se realizarán». Señaló que, a estas alturas es imposible trasladar la sede de los Juegos a otro país, y se refirió a la responsabilidad económica que debería asumir el COI frente a los gastos de preparación si se revocara la decisión adoptada en 1974, al elegir Moscú como escenario de los Juegos de julio de 1980.

El presidente del COI con estas declaraciones, salió al paso de los inesperados ofrecimientos de Canadá para que los Juegos se realicen en ese país.

En medios del COI se ratificó que ningún comité olímpico nacional ha hecho llegar oficialmente su decisión de boicotear los Juegos. También se informó que un tribunal civil de Lausana emitirá hoy o mañana su veredicto sobre la querella planteada ante el COI por el Comité Olímpico de la China nacionalista, ante la imposición de no poder utilizar su himno y su emblema como condición para participar en los eventos deportivos internacionales. Según el COI, el emblema y el himno que pretende utilizar China nacionalista representa a toda China y su utilización resulta imposible desde que la República Popular China fue aceptada como miembro del COI con todos los derechos y deberes. Precisamente anoche se confirmó el fallo a favor del COI.

Y volviendo sobre el posible boicot a los Juegos, lord Killanin manifestó que «el COI sigue convencido de que el deporte no debe mezclarse con la política y cree que el cumplimiento de un contrato no representa la aceptación de hechos totalmente ajenos al deporte que pueda realizar una de las partes».

El presidente del COI argumentó que por estas razones «cada uno es libre de participar o no en los Juegos Olímpicos, bien sea como espectador, atleta u organizador, por tanto, es potestativo de cada uno como individuo y de los comités olímpicos nacionales decidir su participación».

"Le Monde" sugiere que se apliquen los acuerdos de Heisinki

El diario de la capital francesa Le Monde sugiere que la aplicación de los acuerdos de Helsinki, durante los Juegos Olímpicos, serían más eficaces que un boicot a las competiciones.

En su editorial de ayer explicaba que, más que luchar por un boicot «sobre terreno desfavorable, el Oeste debería requerir a las autoridades soviéticas que se comporten en esta ocasión en conformidad con todas las prácticas: participación de todas las naciones reconocidas por el COI, una política liberal de visados para todos los posibles espectadores e, igualmente, para todos los periodistas profesionales, así como la distribución de la prensa occidental en Moscú durante los Juegos».

Hizo notar el editorial que, contrariamente a los acuerdos de Helsinki, los soviéticos habían rehusado conceder hasta ahora todos estos puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de enero de 1980

Más información

  • Lord Killanin manifestó que los Juegos sólo pueden celebrarse en Moscú