Dos ingenieros, rehenes en una mina leonesa

Noventa y cuatro mineros del pozo Julia, perteneciente a Antracitas de Fabero, se encerraron ayer en el interior de las galerías tomando como rehenes a dos ingenieros que se encontraban inspeccionando la mina.Los rehenes, según las primeras informaciones, son César Moro y Hernán Massip, ingeniero director de la mina y funcionario de la Jefatura de Minas de León, respectivamente.

El encierro de los trabajadores se inició a primeras horas de la tarde en protesta por el expediente de crisis presentado por la empresa -una solicitud similar fue denegada hace un año-, así como por una serie de retrasos en las percepciones salariales. Antracitas de Fabero adeuda a sus trabajadores tres mensualidades y dos pagas extraordinarias. El encierro coincide asimismo con los primeros trámites de suspensión de pagos iniciados ayer en un juzgado de guardia de Madrid.

A primeras horas de la noche de ayer, al pie de la mina, dirigentes de CCOO y UGT intentaban dialogar con los trabajadores encerrados y convencerles para que dejaran libres a los rehenes. Una dotación de la Policía Nacional permanecía junto a las instalaciones del pozo Julia y distintos vehículos policiales patruliaban por las calles de la localidad leonesa de Fabero.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de junio de 1979

Más información

  • Retenidos por los trabajadores encerrados