Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La revolución iraní

Carter, dispuesto a "trabajar" con líderes islámicos

Pese a las últimas e insistentes manifestaciones de alarma de Occidente ante el definitivo derrocamiento del régimen monárquico por el movimiento chiita, Estados Unidos y sus principales aliados de Europa se manifestaron ayer dispuestos a mantener relaciones normales con el nuevo Gobierno iraní. A la vez, numerosas embajadas de Irán en Europa, entre ellas la de Madrid y París, anunciaron su acatamiento a la «república islámica» de Jomeini. A última hora, Moscú reconoció al Gobierno islámico.En una conferencia de prensa, el presidente norteamericano Jimmy Carter declaró que está decidido a «trabajar» con los dirigentes revolucionarios de Teherán. Tras señalar que Washington está desde hace algún tiempo en contacto con los nuevos líderes, Carter indicó que el objetivo norteamericano «ha sido y es un Irán estable e independiente, que mantenga buenas relaciones con Estados Unidos».

No obstante, Estados Unidos envió ayer seis helicópteros y un grupo de 69 marines a Turquía para que colaboren en la evacuación de alrededor de 7.000 americanos.

Por su parte, la Unión Soviética, que desde mediados de enero respalda abiertamente a Jomeini, acogió ayer su triunfo con satisfacción, y el Gobierno soviético reconoció oficialmente al nuevo Gobierno. Pravda, órgano del PC soviético, no publicó ayer, por primera vez, alusión alguna a la posibilidad de un «golpe militar fomentado por la CIA y el Ejército del sha», tal como lo venía haciendo desde hace varias semanas. Paralelamente, Izvestia, portavoz del Gobierno, dijo que «sucedió lo que tenía que suceder».

Alemania Federal, otro de los países occidentales que con más reticencia observaba la «república islámica» de Jomeini, expresó ayer, por medio de un portavoz oficial, su confianza en que Bonn y Teherán «seguirán manteniendo buenas relaciones».

David Owen, ministro británico de Asuntos Exteriores, declaró que ni Gran Bretaña ni la Unión Soviética intervendrán en Irán.

Entretanto, la mayor parte de los países árabes del «frente de la firmeza», como Argelia, Siria, Irak y Libia, se congratularon ayer del triunfo de Jomeini.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de febrero de 1979

Más información

  • Moscú reconoce al nuevo Gobierno