Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escándalo por tráfico de drogas en Marruecos

Las audiencias públicas del proceso contra los traficantes de drogas detenidos en la localidad de Al Hoceina, al norte de Marruecos, y casi fronteriza con Argelia, parecen confirmar que se trata de una de las operaciones contra el tráfico de drogas de mayor importancia en los últimos años y en la que están implicados marroquíes de los estamentos oficiales y policiales, así como numerosos súbditos españoles, franceses, suecos y norteamericanos.Los traficantes, descubiertos accidentalmente en septiembre de 1977 por el entonces fiscal de Al Hoceina, contaban con una red extraordinariamente bien montada y bien protegida en altas instancias policiales incluso con aviones, barcos y lanchas motoras propias, y una excelente infraestructura.

La organización marroquí, que colocó en los últimos tiempos más de veinte toneladas de kif en el mercado internacional, por un valor a precio de costo de 240 millones de pesetas, y cuyo valor de venta puede superar los 2.400 millones de pesetas, cuenta con una formidable infraestructura de apoyo.

En 1977, el hijo de un importante agregado naval español fue detenido cuando su avioneta, que había salido de Alava, tuvo un accidente al aterrizar en Al Hoceina. Fue liberado posteriormente debido a las presiones paternas ante las autoridades marroquíes, pero sus dos acompañantes de entonces siguen aún presos.

El gobernador de Al Hoceina y un diputado de la localidad de Targuist intentaron al principio interceptar las investigaciones, que fueron continuadas, no obstante, ante las presiones de la Interpol, la policía española y el Gobierno norteamericano.

Setenta y ocho personas están acusadas -35 en rebeldía- entre ellas el supercaíd de Al Hoceina y los jefes de la gendarmería real de Al Hoceina, Fez, Targuist, Tauris y Ketama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de enero de 1979