Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Más sobre energía nuclear

El número de 8-XI del diario de su digna dirección publica un editorial titulado «Referéndum nuclear». Gran cantidad de las cosas que en él se dicen son juicios y opiniones de la redacción, con los que podré concordar o disentir, pero tan respetables, al menos, como los míos, por lo que no entro a discutirlos.Pero, además, se formulan afirmaciones que no son ciertas y que podrían desinformar a sus lectores por lo que creo conviene aclararlas

1º) Dice el editorial: «.... pues se trata de la primera vez que el tema se somete a referéndum en un país democrático y desarrollado».

EL PAIS se olvida del referéndum celebrado el 8 de junio de 1976 en California, y de los que tuvieron lugar el 2 de noviembre del mismo,año, si la memoria no me falla, en Arizona, Colorado, Montana, Ohio, Oregón, Washington y Missouri. ¿Se debe la amnesia de EL PAIS a que, con la excepción del último, los resultados de ellos fueron rotundamente pro nucleares?

2.º) Más adelante dice: «Pero la energía nuclear, hoy por hoy, amenaza el equilibrio ecológico, degrada el medio ambiente ... » Y prosigue después: «Es muy posible que la ciencia sea capaz en el futuro de controlar esos graves peligros La investigación en este terreno es muy costosa, pero debe ser absolutamente prioritaria. Pues, por el momento, nos encontramos con todo lo contrario.»

Si ambas frases comenzasen con un «hay quien piensa» o «se dice», o «EL PAIS sustenta el criterio de», tampoco habría nada que objetar; las opiniones, por erróneas que sean, siempre son legítimas.

Pero realizar en tono apodíctico afirmaciones contrarias a lo que la ciencia y la técnica enseñan y la evidencia experimental demuestra, e ignorar hecho tan reales como las investigaciones sobre seguridad nuclear que se llevan y se han llevado a cabo, eso, permítame que se lo diga, señor director, eso no es serio, o, al menos, a mí no me lo parece.

No entiendo de periodismo, pero sí de energía nuclear, ciencia seria, rigurosa, sólida, que, junto a otros muchos aquí y fuera de aquí, profeso con esfuerzo y vocación desde hace muchos años; por ello, ignorancia en periodismo, por mi no me atrevo a aconsejarle lo que debe hacer. Si lo hiciese, quizá le dijera que se informara un poco mejor cerca de la comunidad científica, que sabe cuál es el estado del arte y lo que se hace en el mundo en materia nuclear.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de noviembre de 1978