ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 30 de agosto de 1978
Crítica:

Lógica y psicología

¿Qué papel desempeña la lógica en el razonamiento humano? ¿Los seres humanos razonan siguiendo las normas de la lógica o con independencia de ellas? ¿Qué relación guarda la lógica con la psicología? Problemas como estos subyacen a los trabajos reunidos en la recopilación de Juan Delval sobre lógica y psicología. Son estudios dedicados al razonamiento humano, uno de los capítulos más complejos de la psicología cognitiva y al que se está prestando cada día mayor atención. Si bien el tema es antiguo en psicología, los planteamientos actuales y la manera como es abordado su estudio constituyen una verdadera renovación de las posturas clásicas.En un artículo introductorio, el compilador examina las distintas posiciones respecto al estudio del razonamiento y trata de comparar los diversos, y a veces inconciliables, resultados de las investigaciones. Piaget, ferviente partidario de la aplicación de la lógica a la psicología, propone, en un sugerente artículo, la constitución de una nueva ciencia, la lógica operatoria o psicológica que, de manera análoga a la física matemática, vendría a proporcionar modelos deductivos explicativos de la realidad psicológica.

Investigaciones sobre lógica y psicología

Introducción y compilación de Juan Delval. Alianza Universidad. Madrid, 1978.

En otro trabajo, este autor describe y analiza con el instrumento de la lógica de proposiciones las conductas y los razonamientos típicos de niños de distintas edades enfrentados con un problema físico como es determinar las variables que influyen en la oscilación de un péndulo. Pero la lógica proposicional, la parte más simple de la lógica moderna, parece un instrumento demasiado rudimentario para describir el razonamiento humano, y por esto el lógico belga Apostel propone en otro artículo la construcción de nuevas lógicas (modales, combinatorias y con variables temporales) para la formalización del áesarrollo intelectual.

Diversos trabajos sobre el razonamiento silogístico han mostrado que los humanos cometen muchos errores en sus argumentaciones debidos no sólo al contenido sobre el que razonan, sino también a su forma. El clásico «efecto atmósfera» de Woodworth y Sells, cuyo trabajo se recoge en el volumen, constituye una explicación no lógica del error debido a la forma del silogismo. Sin embargo, las conclusiones a las que llegan autores que han revisado posteriormente este trabajo (Champman y Champman, Ceraso y Provitera) se acercan mucho más a las explicaciones de tipo lógico que al «efecto atmósfera».

Por otra parte, parece que las convicciones y creencias personales pueden influir poderosamente en la aceptación de conclusiones en el razonamiento. Esto es lo que sostuvieron Morgan y Morton en su trabajo realizado en Estados Unidos, durante la segunda guerra mundial. La enorme sensibilización de la gente hacia ciertos temas, como, por ejemplo, el problema del nazismo, proporcionaba un buen clima para estudiar la influencia de factores emocionales en el razonamiento. Eligieron silogismos del tipo: Algunos hombres despiadados merecen una muerte violenta, puesto que uno de los hombres más despiadados fue Heydrich, el verdugo nazi, presentando varias conclusiones posibles, y observaron que, a pesar de la invalidez del silogismo, un elevado porcentaje de sujetos elegía conclusiones como Heydrich, el verdugo nazi, merecía una muerte violenta, o algunas cautelosas: Heydrich, el verdugo nazi, puede que mereciera una muerte violenta. No obstante, Henle y Michael, en otro artículo, revisan con detalle este trabajo y encuentran que los autores han descuidado muchas variables en su investigación, lo que invalida, en cierta manera, sus resultados. Todos estos trabajos sobre el razonamiento silogístico nos ofrecen datos de gran interés sobre ciertas condiciones en las que los seres humanos realizan sus inferencias deductivas. Pero los aspectos procesuales del razonamiento humano siguen siendo los más oscuros para la psicología. Para iluminar parte de esos procesos era necesario abordar de otra manera su estudio y es lo que, en buena medida,vienen a ofrecer las investigaciones sobre el uso psicológico del lenguaje lógico (conectivas, cuantificadores, etcétera). En este sentido, no podía faltar en el volumen el conocido trabajo de Wason sobre la interpretación de frases condicionales, trabajo que es analizado por Delval en otro artículo en el que ofrece varias explicaciones del fracaso de los sujetos enfrentados al problema de Wason. Por último, Naess, en su interesante artículo sobre el uso de la disyunción por los a dolesrentes, nos presenta sugestivamente una nueva forma de realizar este tipo de investigaciones.

Capítulo aparte, y que merece especial mención, es el artículo de Wertheimer, psicólogo gestaltista que, desde este punto de vista aborda el tema del razonamiento deductivo destacando su carácter creador en el sentido de que «conlleva un verdadero progreso en el conocimiento», según nos dice el propio autor. Este trabajo constituye una de las exposiciones clásicas sobre el razonamiento deductivo que, incluso después de los casi sesenta años de su publicación, sigue ofreciendo numerosas sugerencias sobre esta forma de pensamiento humano.

Estos y otros artículos son recogidos en el libro que comentamos, que, si bien no agota el tema del razonamiento del que presenta sólo algunas de las corrientes actuales de investigación, ofrece a cambio una amplia perspectiva del tratamiento que ha venido recibiendo esté capítulo de la psicología. Como introducción a los problemas que suscita el estudio del razonamiento humano, el libro constituye un excelente punto de partida de un esperado volumen posterior en el que se recojan los nuevos enfoques aparecidos en los últimos años, bajo cuya perspectiva se están estudiando los diversos problemas de la cognición humana, entre los cuales el razonamiento ocupa un lugar destacadísimo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana