Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Pons Llobet: "Ahora me siento incapaz de definirme políticamente"

"Cuando me comunicaron que iba a ser puesto en libertad quedé sorprendido: no me lo esperaba. Hace un mes y medio sí que pensé en mi liberación, pero ahora, en cambio, no pensé que se produjera de inmediato», manifestó José Luis Pons Llobet a EL PAIS mientras disfrutaba en Barcelona de sus primeras horas de libertad.

Pons Llobet había sido detenido, cuando sólo contaba diecisiete años, en el Pirineo leridano, junto a Oriol Solé Sugranes -muerto el mes de abril de 1976 después de fuigarse de la cárcel de Segovia-, el 16 de septiembre de 1973. El mismo día de su detención había participado en un atraco a una sucursal bancaria, en Bellver de Cerdaña, y semanas antes también había tomado parte en un atraco a un banco de Barcelona. En dos consejos de guerra había sido condenado a 51 años de cárcel. En uno de los consejos de guerra había sido juzgado junto con Salvador Puig Antich -ejecutado al garrote vil en marzo de 1974- y en otro lo había sido junto a Oriol Solé. Siempre había obrado en condición de miembro del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL), en la actualidad inexistente y cuya importancia siempre fue mínima. «Eramos unos doce», afirma ahora José Luis Pons Llobet.«No puedo precisar mis actuales convicciones políticas -afirmó a EL PAIS Pons Llobet- Me formuló muchos interrogantes y, pese a que desearía poder definirme políticamente, ahora me siento incapaz de hacerlo. En la cárcel pude leer y documentarme, pero no avanzar en el terreno de una afirmación ideológica concreta. Necesitaba poder vivir directamente alguna realidad social para inscribirme en el marco de unos u otros planteamientos políticos.»Mientras pasea por las ramblas de Barcelona -a altas horas de la madrugada, junto con Miguel Inglés, recientemente liberado tras ocho años de cárcel-, Pons Llobet recuerda de forma desigual las diversas etapas transcurridas durante sus cuatro años de cárcel. Considera que el período peor fue el transcurrido en el penal de Cartagena, donde fue puesto en libertad, en base a una medida individual de indulto, el pasado sábado por la noche.

«Junto con otros detenidos políticos presenté, hace ya semanas, una denuncia contra los presuntos responsables de malos tratos a un recluso por delitos de carácter común. Tomó nuestras declaraciones de denuncia un juez que se personó en la propia cárcel. Poco antes de ser puesto en libertad había vuelto a solicitar ser visitado por un juez para formular nueva denuncia por hechos que yo considero que pueden ser constitutivos de un delito de malos tratos a un recluso de origen búlgaro que continúa en Cartagena.»

Puig Antich y Solé Sugrañes

Pons Llobet recuerda con detalle las circunstancias en que murieron sus dos companeros de militancia política: Salvador Puig Antich y Oriol Solé Sugrañes.«A Salvador Puig Antich le vi el día antes de ser ejecutado es decir, el 1 de marzo de 1974. Al despedirnos le dije con toda tranquilidad hasta mañana, porque todos estábamos convencidos de que el Consejo de Ministros lo indultaría. Cuando supe que había sido ejecutado tuve sensaciones diversas y confusas, sobre las que dominaba la de impotencia. Con Oriol Solé me fugué de la cárcel de Segovia en el marco de una operación montada por ETA, y que había requerido por lo menos, seis meses de trabajo. En nuestro primer encuentro con la Guardia Civil le perdí de vista, por lo que no estuve a su lado cuando murió.» Ahora, Pons Llobet está matriculado de primer año de periodismo, después de un intento infructuosa de estudiar Económicas. Su posible, y paralelamente empezar a trabajar. No olvida, no obstante, que otros presos políticos continúan en la cárcel.

«En Cataluña no hay posibilidad de que se den las grandes movilizaciones en favor de la amnistía que se produjeron en Euskadi. Creo que ahora la cuestión de la amnistía se dirimirá en el Parlamento: ha habido un desplazamiento del papel de las masas hacia los parlamentarios. Por mi parte, mi pretensión no es solamente de trabajar en favor de la amnistía total, sino también de hacerlo con la finalidad de cambiar el actual régimen de vida en el interior de las prisiones, al que calificó de medieval. Esto último es algo que no puede efectuarse por vía reglamentaria y en lo que ha de intervenir el Congreso. »

Con relación al intento fallido de presentarse como candidato al Congreso por Barcelona en el seno de la candidatura de Unidad Popular para el Socialismo (UPS), Pons Llobet afirma que «fue una oferta de la UPS que consideré interesante en el sentido de movilizar en favor de la amnistía, pero no quiere decir en absoluto que me identifique con la línea política ni con el programa de la UPS ».

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de julio de 1977