El informador gráfico

Carlos Corcho ha recibido una carta de despido por parte de la empresa editora de la revista Guadiana. Esta es la segunda vez que el citado informador recibe el comunicado de despido, a pesar de que la Magistratura de Trabajo había declarado improcedente el primero. La empresa alega en su nota, falta de puntualidad en la entrada y salida del trabajo del fotógrafo.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de agosto de 1976